« Este não será "santo subito""Filha predilecta"? Porquê? »

Israel: democracia racista com torturas, prisões secretas...

01-03-2006

Link permanente 19:45:28, por Ibérico Email , 1098 palavras, 320 leituras   Português (PT)
Categorias: Imprensa e mentiras

Israel: democracia racista com torturas, prisões secretas...

Link: http://www.lavanguardia.es/web/20060228/51235585042.html

Sempre convém que alguns israelitas digam o que outros nem querem ouvir...

YAEL BERDA, ABOGADA ISRAELÍ POR LOS DERECHOS HUMANOS

"Todos los pueblos son el elegido"

Tengo 39 años y muchas ganas de seguir luchando. Nací en Nueva York, pero soy israelí. Soy abogada y fundadora de las comunidades de judíos y palestinos Pequeña Revolución. Estudio la burocracia colonial israelí en los territorios ocupados. El muro israelí es inmoral, pero, sobre todo, económicamente inviable. Colaboro con el CCCB

LLUÍS AMIGUET - 28/02/2006

Mi padre era un sefardí sionista entusiasta y mi madre una askenazy. Vivíamos felices en Nueva York, donde nací, pero mi padre era un devoto del sueño de Israel y allá nos fuimos.

- ¿No los acogieron bien?

Continua:

- Yo tenía 4 años cuando llegamos a Israel. Crecí en Gilo, luego descubrí que en realidad era Beitjala, tierra palestina. Cuando yo tenía 14 años, mi padre se endeudó.

- ¿Jugaba?

- ¡No! Sólo trataba de sacarnos adelante, pero la legislación israelí es jurídicamente desproporcionada con los impagados: mamá y papá acabaron en la cárcel.

- ¿Atracaron un banco?

- Los encarcelaron por una deuda equivalente a 500 euros.

- ¡Cualquiera pide una hipoteca en Israel!

- Hoy somos una sociedad ultraliberal en la que no queda nada de la utopía social sionista de sus fundadores. Mi padre se dio cuenta de que el sionismo era un sueño, sí, pero sólo para unos cuantos que se enriquecían con el trabajo ajeno. Se vino abajo.

- ¿Y usted?

- Yo tenía 14 años y, para poder sacar a mis padres de la cárcel, tuve que hablar con los bancos y con los jueces. Aprendí mucho.

- ¿Qué descubrió?

- Pensé que tal vez ni los bancos ni los jueces ni la policía tenían nada personal contra nosotros los Berda...

- Un comienzo lúcido.

-... Trataban a todos por igual, porque la cárcel estaba llena de desgraciados como mi padre y mi madre que habían sido separados de sus hijos por no poder pagar las facturas del agua, la luz, las medicinas, la comida... ¿Por qué nosotros habíamos acabado en la cárcel y otros estaban haciéndose ricos?

- ¿?

- Así empecé a darme cuenta de que Israel era parte de un montaje global. El resultado es que unos cuantos eran cada vez más ricos. Lo mismo sucedía en los países árabes. Y mientras tanto, nosotros, los israelíes pobres y los palestinos pobres, acabábamos en la cárcel o en campos de refugiados.

- ¡Vaya cosas piensa usted!

- También me di cuenta de que mientras los palestinos y nosotros nos odiáramos y nos matáramos entre nosotros, ellos, los plutócratas árabes y judíos, seguirían siendo más ricos y nos seguirían mandando a la cárcel por no pagar el recibo de la luz.

- ¿Y a quién se lo dijo usted?

- Lo que me propuse es demostrar que la única manera real de progresar era avanzar juntos palestinos e israelíes y demostrarles que podíamos vivir en paz y no necesitábamos sus armas, sus muros ni sus cárceles.

- Usted es tan utopista como su padre.

- Pero a mí les costará más meterme en la cárcel, porque me hice abogada. Aunque, mucho antes de estudiar Derecho, ya empecé a descubrir que el cuento que nos contaban en el colegio no era exactamente cierto...

- ¿En qué lo notó?

- Nos decían que estábamos en una guerra sin solución y negaban toda posibilidad de detenerla. Los judíos israelíes, nos repetían, somos un puñado de pioneros. Los árabes nos odian y sólo la fuerza de las armas les impide barrernos hasta el mar. Si no usamos la fuerza, seremos masacrados otra vez como en el holocausto.

- No me parece un relato tan descabellado.

- Insistían en que nosotros habíamos intentado la paz, pero los árabes la rechazaban siempre. Y nos repetían que éramos el pueblo elegido, la luz de todas las naciones...

- ¡Toma! ¡Y también nosotros! ¡Ya verá usted el Barça este año en la Champions!

- A todos los pueblos les hacen creer desde el colegio que son el elegido, y resulta que, a la hora de la verdad, siendo todos del pueblo elegido, unos son más elegidos que los otros.

- Piensa usted demasiado.

- Más allá de los cuentos del colegio, yo descubrí que no todos los palestinos nos odiaban. Muchos eran mis amigos. También constaté que los israelíes no siempre fuimos pacíficos al ocupar Palestina.

- Eso también es verdad.

- Llegó la mili interminable y me destinaron a los servicios de inteligencia, y entonces el cuento del colegio quedó reducido a fábula vergonzosa: nosotros no respetábamos los derechos humanos. Tenemos los mejores oradores y juristas del mundo ensalzándolos, pero en realidad los pisoteamos.

- ¿Cómo acabó su mili?

- Fundé Mahapach (pequeña revolución).

- ¿Otra ONG?

- Tenemos cinco comunidades alternativas de jóvenes árabes y judíos: cinco en barrios judíos y dos en territorio ocupado. Y resulta que no necesitamos pistolas para vivir.

- ¡Que les dure, amigos!

- Israel es una democracia, sí, pero una democracia que aplica la tortura y tiene prisiones secretas. Un país muy racista, y cuando la ONU nos condena en una resolución, nuestra respuesta es: "Es que son antisemitas".

- ¿Cuánta gente piensa como usted?

- La mayoría israelí cree que Europa es antisemita: menos mal que EE. UU. está de nuestro lado y más aún tras el 11-S, que le hizo vivir lo que nosotros habíamos sufrido.

- ¿Y cuál es la realidad?

- Todos están hartos de violencia y creen que la salvación son los dos estados con un gran muro en medio: que sólo pase mano de obra barata. Pero el muro no sólo es inmoral sino, además, económicamente inviable.

- Como los bantustantes sudafricanos.

- En Sudáfrica, todos los blancos tenían su casa con piscina y jardinero negro. En Israel, muchos no pueden pagarse la ducha.

Fonte: http://www.lavanguardia.es/web/20060228/51235585042.html

Uma das chaves dos conflictos entre Israel e Palestina é que os israelitas pensam que toda aquela terra (chamada antes só "Palestina") é sua por graça de Deus, do deus deles, e que sempre têm que ser maioria lá. É por isso que nunca se fez um Estado para todos. É por isso que os palestinos foram expulsos da sua terra por pessoas estrangeiras e racistas... Acho.

Sem feedback para este post ainda

Deixe o seu comentário


Seu endereço de e-mail não será mostrado no site.

Sua URL será exibida.
(Quebras de linha se tornam <br />)
(Nome, e-mail & website)
(Permitir que usuários o contatem através de um formulário (seu e-mail não será exibido.))
Paranóias ibéricas. Liberdade de expressão. Oliventinismos e oliventinices. Imprensa e mentiras dela, e verdades também. Rebuliço temático. Gaspachos vários. Acracias diversas. Etc. Aberto a todos. Condição: respeito e bom humor.
Outubro 2014
Seg Ter Qua Qui Sex Sab Dom
 << <   > >>
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Busca

Arquivos

Feeds XML

Ferramentas do usuário

powered by b2evolution